El arco de luces de colores que vemos en el cielo tiene una forma de semicírculo. Pero muchas veces nos pica la curiosidad para saber dónde termina, cuál es el punto final del arcoíris.

Pero antes de contarte todos los secretos de este misterioso fenómeno, me gustaría que echaras un vistazo a los siguientes enlaces que seguro te van a interesar:

Lo primero que hay que tener en cuenta para responder a esta pregunta es qué hace falta para que se forme el arcoíris. Si hemos navegado por la web y entendido las preguntas anteriores acerca de qué es este fenómeno y cómo se forma, lo tendremos más claro. Para que exista el arcoíris es necesario que haya gotas de agua y luz solar.

Las gotas de agua (que pueden proceder de lluvia o de cascadas) se encuentran por encima de la tierra. Y la luz solar también. Esto quiere decir que, por encima de la tierra, es posible encontrar el arcoíris. Por debajo de esta no hay gotas de agua ni luz solar, por lo que no es posible verlo. No obstante, la luz del sol está en todas las direcciones y entra en cada gota de lluvia dando lugar a la descomposición de colores de la luz blanca, de modo que podríamos pensar que el arcoíris es realmente un fenómeno totalmente circular.

Por eso, es importante explicar que el arcoíris que nosotros vemos como un semicírculo, realmente es un círculo completo. Sin embargo, debido a la presencia de la tierra, no somos capaces de ver la otra mitad del arco.

En resumidas cuentas, para especificar dónde termina el arcoíris diríamos que allí donde no hay gotas de agua y luz solar simultáneamente. Es decir, si simplificamos este fenómeno diríamos que el arcoíris termina en el suelo. Por debajo del suelo, el arcoíris también se formaría, pero resulta invisible a nuestros ojos.

Que hay al final del arcoiris

Poder ver donde termina el arcoiris puede parecer fácil, pero tocarlo es imposible. Este es debido a que el arcoiris se forma según nuestro punto de vista. Dos personas situadas en medio de la tormenta en puntos diferentes no veran el mismo arcoiris, cada uno dependerá de su posición relativa frente la luz y la lluvia.

El efecto visual se va a desplazar cada vez que intentamos acercarnos al final del arcoiris, y por este motivo nunca llegaremos a poderlo tocar. Por este motivo, a lo largo de la historia se han creado muchas leyendas acerca de tesoros y duendes escondidos, pero son solo leyendas.

La realidad es menos interesante.

Pin It on Pinterest

Share This